Turismo-Hoteles.org

turismo, hoteles, alojamientos, casas rurales, apartamentos

La fruta con hueso ¡Disfrútala con todo su sabor!

El Código Alimentario Español define la fruta como “el fruto, la infrutescencia, la semilla o la parte carnosa de órganos floral que hayan alcanzado un grado adecuado de madurez y sean propias para el consumo humano”.

Las frutas se pueden clasificar siguiendo diversos criterios tales como su naturaleza (carnosa, seca, oleaginosa), su estado (fresca, desecada, deshidratada) o la semilla que contenga la fruta.
Atendiendo a este último criterio, podemos hablar de frutas:
- Con hueso: son aquellas frutas que tienen una semilla grande y su cáscara es dura como el melocotón, el níspero, la cereza o el albaricoque.
- De grano: las que tienen infinitas semillas pequeñas como las fresas.
- De pepita: son aquellas que tienen varias semillas pequeñas y su cáscara es menos dura que las frutas con hueso como la manzana y pera.

Las frutas con hueso aparecen en el mercado en los meses de mayo a septiembre, por lo que junto a la sandía y el melón son conocidas como”frutas de verano”. Debido a que aparecen en los meses de más calor en nuestros mercados, es una fruta ideal para acompañar multitud de platos: ensaladas, pastas, carnes…, y para consumirla en cualquier momento del día: desayuno, merienda o bien como postre de la comida y la cena.

El melocotón se puede encontrar en el mercado en mayo hasta finales de julio, aunque los melocotones tardíos podemos encontrarlos hasta el mes de septiembre o primeros de octubre. Para disfrutarlo, hay que consumirlo tras haber madurado en el árbol, de hecho, el momento óptimo para su consumo es de uno a tres días después de haberlo recolectado. La nectarina y la paraguaya son frutas que pertenecen a la misma especie que el melocotón y por tanto sus propiedades son muy similares.

La temporada del albaricoque oscila desde mediados de primavera a principios de verano. A la hora de comprarlos es importante elegir los de aroma dulce. Al igual que los ciruelos podemos disfrutarlos todo el año desecado (“albaricoques secos”).

La cereza podemos encontrarla en los meses de abril, mayo, junio y julio. De todas las frutas con hueso, es una de la más consumida debido a su sabor dulce y a su atractivo color. En nuestro país encontramos la Denominación de Origen Protegida “Cereza del Jerte”. Las cerezas son una de la frutas con hueso que más preparaciones culinarias permite: se pueden consumir frescas o bien para preparar postres como tartas, mermeladas y compotas.

Las ciruelas aparecen en nuestros hogares en los meses de junio a septiembre. El resto del año podemos disfrutar de ellas desecadas. Existen más de 200 variedades de ciruelas pero las más consumidas son las amarillas, las rojas (las más dulces), las negras (ideales para cocinar) y las verdes o “Claudia’. Las ciruelas destacan principalmente por su efecto laxante debido a que son ricas en fibra vegetal.

Con la llegada de la primavera (de abril hasta junio) hace su aparición una de las frutas más apetecibles de la temporada por su exquisito sabor, los nísperos. Su consumo es muy beneficioso para la salud y debido a su composición se recomienda principalmente en casos de enfermedades del hígado (ascitis, he- patomegalias) y diarreas. Esta fruta se cultiva principalmente en Alicante, Málaga y Granada.

De todas las frutas con hueso, el aguacate es la que más calorías y grasa aporta. Lo podemos encontrar en el mercado prácticamente todo el año. Debido a que carece del dulzor y acidez propia de las frutas, combina muy bien con todo tipo de platos, sobretodo con ensaladas.

Related posts:

  1. Todo sobre el marisco
  2. La Coruña – España: Unas vacaciones donde encuentras de todo!

No Comments :(